Explora:
BlogCIBEF_APL_Portada

A Plena Luz: un doloroso documental por la verdad y la memoria

Por Miguel Ángel Galán

El cineasta Alberto Arnaut reabre el multihomicidio de la Colonia Narvarte con un documental que refuta la investigación oficial y busca incidir en la olvidadiza memoria histórica mexicana. En esta entrada de #BlogCIBEF analizamos un documental desgarrador pero necesario sobre un suceso turbio que estremeció a un país.

Trailer de A Plena Luz: El Caso Narvarte, Alberto Arnaut Estrada, 2022, disponible en Netflix.

Memoria en tiempos de amnesia

Armar un rompecabezas incompleto, del que alguien ya tomó algunas piezas, las alteró o las perdió antes de que otros llegaran. Ese fue el reto que Alberto Arnaut enfrentó en el documental A Plena Luz: El Caso Narvarte, el cual trae a la opinión pública uno de los sucesos más turbios y estremecedores de México, el multihomicidio de la Narvarte.

A Plena Luz busca sacudir la amnesia que invade a la memoria histórica mexicana, reconstruyendo los hechos con una propuesta visual reveladora pero perturbadora, y exponiendo los errores y omisiones en la investigación que señalan un posible encubrimiento de funcionarios y grupos delictivos por parte de las autoridades.

Pero antes…

Repasemos los hechos

Sucedió a plena luz del día. El 31 de julio del 2015, entre las 12 y las 3 de la tarde, tres hombres cometieron el feminicidio múltiple y homicidio en un departamento del edificio 1909 de la calle Luz Saviñón en la Ciudad de México. Los atacantes huyeron en un Mustang rojo llevando con ellos una maleta que, se cree, contenía “ladrillos” (paquetes) de cocaína en su interior. Hasta el momento se desconoce el contenido de dicho maletín pues nunca fue localizado. 

Como en una novela de Enrique Serna, el crimen cortó de un golpe la vida de personas con historias disímiles compartiendo un momento cotidiano:

Olivia Alejandra Negrete, viviendo la dura realidad de miles de mujeres mexicanas, como madre y trabajadora doméstica en el departamento; Mile Virginia Martín, mujer dedicada al modelaje lejos de los barrios de Colombia; Yesenia Quiróz, que abandonó el espacio cálido de su familia para vivir como maquillista. Tres mujeres habitando un mismo espacio, el departamento del crimen.

Entre las historias cortadas había sueños de un mundo más justo: Nadia Vera, también habitaba el departamento, antropóloga de la Universidad Veracruzana, activista que ponía el cuerpo ahí donde ponía la palabra: en las plazas, aulas, autobuses y calles, entre la multitud; Rubén Espinoza Becerril, fotoperiodista, el hombre con la cámara que retrató los abusos de un gobierno represor.

Una cuarta roomie, Esbeidy López, recibió un impacto distinto, el de encontrar los cuerpos al regresar de su trabajo. Algunos mostraban marcas de forcejeo, en otros había lesiones causadas con utensilios de cocina, pero todos tenían la misma herida mortal: un disparo en la cabeza. Fue Esbeidy quien dio aviso a las autoridades.

Las autoridades determinaron que fue un asunto de tráfico de drogas ignorando líneas que ligaban la persecución política que sufrían Nadia Vera y Ruben Espinoza. Ambos participaron en las manifestaciones del 2015 en Veracruz en contra del gobierno del Estado, y fueron víctimas de amenazas y acoso por parte de dicho gobierno, razones por las que huyeron de Veracruz a la Ciudad de México

El gobierno tal vez no apretó el gatillo pero los puso en el camino de aquellos que dispararon.

Portada del semanario Proceso del 16 de febrero del 2014, con fotografía del ex gobernador Javier Duarte tomada por Rubén Espinoza. Dicha imagen, se presume, detonó el enojo del oscuro político priísta.

El aporte de A Plena Luz: una investigación sobre la impunidad

La importancia de los testimonios: de los tesoros familiares a la esperanza

Las familias fueron parte activa de la reconstrucción de una investigación que parecía perderse en la memoria, como comenta Alberto Arnaut para IMCINE, quien tuvo acceso tanto a los expedientes como a los recuerdos, sentimientos y objetos personales que los familiares y amigos tienen de las víctimas.

No todos los recuerdos son tangibles, algunos se almacenan en un depósito físico como un teléfono celular o una hoja de papel, o en un lugar entre la memoria y el pecho. La mamá de Nadia guarda poemas para su hija que recita junto al río, la mamá de Yesenia atesora una galería de videos y fotos de su último teléfono. Esta colección de objetos y recuerdos es de un gran valor testimonial.

Reconstruir la escena del crimen: el inquietante recurso de los cuerpos sin rostro

Una puesta en escena del crimen lo más cercana a los hechos es reveladora para una investigación tan compleja pues permite mirar y ubicarse al interior del departamento, hacer preguntas más precisas sobre las motivaciones de los asesinos y analizar con mayor profundidad la brutalidad del crimen. 

Sin embargo, esta representación tiene un tono macabro por la estética de los personajes, disfrazados por completo de un color uniforme y apagado, sin rostro y sin más detalles que las heridas, los cabellos o los accesorios. La puesta en escena comienza por partes, colocando miniaturas del departamento en una maqueta, o pintando manchas de sangre en el suelo y las paredes.

Maqueta del departamento 1909

Una vez armada la maqueta los muñecos cobran vida, van envueltos en una tela gris, llevan accesorios, caminan por el departamento o cumplen sus rutinas dentro de sus habitaciones. Los asesinos llegan por un elevador, están vestidos de negro. Cada herida que infringen es tejida a la piel pálida de las víctimas con hilo rojo.

Representación de los hechos dentro del departamento de la colonia Luz Saviñón.

Ver los cuerpos con vida pero sin rostro evita revictimizarlos, no es necesario recrear los hechos con todo detalle. Sin embargo, hay algo inquietante en esos muñecos de tela, interactuando y caminando sin rostro ni señas más allá de las heridas, los accesorios y las costuras.

Se trata de una estética compleja que se ubica entre el respeto a las víctimas y su familia, y un aspecto inquietante y gris.

Un documental que hace el trabajo de las autoridades

Como señala Alberto Arnaut, “dado que no pudimos llegar a la verdad (reconstruyendo los hechos) lo que sí pudimos hacer es explicar por qué no pudimos llegar a la verdad”. En entrevista declara, de manera un tanto irónica, que el documental es una forma 

“de hacerle un poco el trabajo a la fiscalía de la ciudad de México porque veíamos que había mucha incompetencia en la forma en que estaban investigando el caso, y en cada reunión con las familias o sus representantes trataban ya de darle carpetazo o decirles “ya tenemos a las tres personas que participaron en los hechos… no hay nadie más, ¿porque quieren seguir luchando por la verdad?”

Para Alberto Arnaut el Caso Narvarte es un crimen de estado “desde el momento en que la Procuraduría de la Ciudad de México ocultó y entorpeció de manera directa la investigación”, como señaló el propio director para El País, ocasionando que los responsables quedaran impunes y el caso se estancara.

En otras palabras, según la investigación del documental, las autoridades encubrieron (a propósito o por ineptitud) a los responsables del crimen.

Combatir la amnesia de la memoria histórica mexicana

Después de  siete años el caso se perdía en un mar de tragedias nacionales. Los familiares y sus representantes tenían claro eso, por ello accedieron a que el caso fuera retratado en un documental:

“Cuando decidimos hacer el proyecto nos acercamos a los representantes y abogados de las familias, para preguntarles si veían necesaria una película sobre el caso. Nos respondieron que sí porque el caso se está olvidando, era 2019 y no formaba parte de la agenda pública”.

Alberto Arnaut en entrevista para IMCINE

A Plena Luz: el Caso Narvarte es un documental impactante que busca hacer presión sobre las autoridades actuales, y trata de recuperar la memoria histórica sobre un caso que puede terminar, como muchos más, en el olvido y la impunidad.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by