Explora:
Poster1-DVD-el-pais-mp3

CINCO TIPS PARA COMPRAR CÁMARAS Y LENTES .

Por Emmanuel Tato.

La decisión de invertir en equipo no es fácil y a veces poco costeable, al menos en los medios audiovisuales. No es sencillo de entrada decidirte por un lente o un modelo de gimbal, si luces de tungsteno o luces de día, un tripie o un monitor. Las combinaciones son infinitas y para cuando te das cuenta ya sobrepasaste tu presupuesto, o quizá te quieres ahorrar unos centavos o peor aún el producto ni siquiera llega al continente.


Comprar siempre productos nuevos o de un comercio no es necesariamente la mejor opción y sobretodo no es la única, por eso te doy cinco tips para comprar de medio uso:


1-. Lo primero, evalúa los precios de los artículos nuevos y de medio uso
Bien, ya te decidiste por una nueva cámara, pero al menos de que vendas tu riñón, no te alcanza. Si ya sabes cuánto cuesta nueva eso te dará un rango para conocer el precio de segunda mano y es primordial hacer tu propia investigación en diversas plataformas. En lo personal recomiendo Ebay, Mercado Libre, Amazon (si, vende de medio uso) y Facebook Marketplace. Lo importante de esto es que generes un precio promedio al cual puedas acceder así como las condiciones en las cuales se encuentra, si tiene costo de envío o importación entre otras variables.

Un punto relevante aquí es que confirmes que la diferencia de precios entre nuevos y usados sea considerable o mejor dicho, que vale la pena para comprar en ese estado. una regla común a menos en cámaras de gama media y alta es que su precio baje entre un 10 a un 20% cada dos
años aproximadamente. También toma en consideración una cosa sumamente importante: por lo general los lentes no se devalúan tanto como las cámaras, por eso es común encontrar lentes de los 80 ́s a un precio
elevado, como es el caso de los Canon FD Legacy que llegan a costar más que algunos serie L contemporáneos de la misma marca a pesar de tener óptica de casi 40 años y ser completamente manuales por mencionar un ejemplo. 2-. Algunas cosas es mejor tenerlas nuevas. Es entendible que cuando no hay un producto en existencia o de plano no te alcanza, uno busque medios para encontrarlo y al lograrlo sientas la necesidad de comprarlo aunque sea de medio uso, pero espera, evalúa si es la mejor opción, sobretodo si tu plan es ahorrar unos pesos recuerda que a veces lo barato sale caro. En esta rama de trabajo, muchas de las herramientas que utilizamos suelen ser delicadas, diseñadas para un determinado tiempo de uso o su dueño original simplemente no las cuidaba.


Por ejemplo, cierta línea de drones diseñaba su equipo -comenzando con las baterías- para responder a un determinado número de vuelos y ciclos de carga, lo cual los desgastaba de manera significativa . La obsolescencia programada es una realidad en varios productos. Esto es una
variable importante a la hora de comprar equipo de medio uso, sea poco o mucho el gasto no queremos que en seis meses nos deje de funcionar.
No te desesperes, busca ofertas o considera la opción de comprar refurbished/caja abierta que viene siendo un intermedio entre el medio uso y lo nuevo. Estos productos generalmente los ofrecen algunas tiendas como si fueran nuevos, ya que son artículos de mostrador, con caja abierta, devoluciones u otro parecido, pero que cuentan con la garantía de la tienda con todo y factura que es otra ventaja de comprar artículos nuevos, en especial si eres independiente o tienes un pequeño negocio .

Bonus tip: FACTURA LO QUE PUEDAS.
3-. Confirma el modelo, uso y el kilometraje que tiene
Este es un tema un tanto complejo porque juega con el conocimiento y la honestidad del vendedor… a veces. Si te has decidido por un modelo en específico, asegúrate de que sea tal. Por ejemplo, los lentes Rokinon de cine. La marca tiene la serie Cine y la serie Cine DS y por alguna razón creyó que sería divertido ponerles casi el mismo nombre… diseño… y forma…
bueno, casi. La diferencia entre ambos modelos es casi indistinguible en la mayoría de los casos, lo cual puede generar confusión entre el vendedor y el comprador. Lo mismo puede llegar a suceder con cámaras como la serie Fuji X100, donde además tienen la X100F, X100T, X100V casi con el mismo diseño. Si es posible pídele al vendedor una caja o nota donde especifique el modelo exacto para evitar que te chamaqueen o te den gato por liebre.
Hablando de sorpresas desagradables, no escatimes en entrevistar al vendedor sobre el uso que le dado al equipo. En el caso de cámaras, una regla general es el contador de disparos, es decir, cuántas fotos ha tomado. Es una especie de kilometraje para tener en consideración a la hora de comprar ya que son un indicador del tiempo de vida restante de la cámara. La cantidad varía según el modelo. Casi siempre, las de gama baja rondan entre los 30 y 40 mil disparos antes de dejar de funcionar, mientras que las de gama media/alta llegan a los 100 o 150 mil. Ojo, esto no necesariamente aplica al uso de vídeo o videocámaras. Si bien el contador da una referencia del uso, en el caso de video entran otras variables a considerar que tienen que ver más con las condiciones donde se usa. Por ejemplo, supongamos que encuentras dos opciones para comprar una cámara de video. Una de ellas está en Tulum y otra en Puebla. Probablemente deberías considerar más la segunda opción, debido a que Tulum es una ciudad playera con mucha humedad y sobretodo con arena y sal, lo que puede echar a perder un equipo de la noche a la mañana sin los cuidados pertinentes, los cuales no nos consta que el vendedor haya tenido. En cuanto a los lentes, es un tema bastante largo pero decidí acotarlo en un checklist de cosas que NO deben tener: No haze. Son como manchones dentro de la óptica del lente que bajan la definición del mismo. No hongos. Son formaciones similares a telarañas. Son el cáncer de los lentes aunque muchas veces se pueden limpiar. No importa que tan pequeños sean, evítalo si es posible. No separación de bálsamo. Cuando los lentes internos se desacomodan y generan una especie de manchones arcoíris. No aceite derramado. Cuando el aceite interno se derrama y genera manchas dentro y fuera del
lente. Puede echar a perder todo el mecanismo de diafragma.
Checa los motores. Si el lente es automático, asegúrate de que el motor de enfoque y apertura funcionen sin problema.
De igual manera revisa las condiciones físicas del lente, empezando con los contactos electrónicos que se conectan con la cámara y que los anillos de enfoque y zoom giren sin dificultad.

4-. Se paranoico, la seguridad es primero

Todxs conocemos una historia escabrosa de fraude en línea en donde a tu tía le clonaron la tarjeta o tu hermano que vendió su guitarra pero nunca le pagaron. Afortunadamente hoy la seguridad en compras por internet ha mejorado y es más una cuestión de estar atentos a en dónde y cómo compramos. De entrada si compras en una plataforma como la que mencioné al inicio del texto es muy probable que estés seguro de evitar fraudes u otro tipo de problemas. Es un tema de comprobar el número de ventas del vendedor, su reputación y comentarios de otros compradores. Mientras más ventas tengan y mejor evaluación, más seguro estarás, sobretodo si usas servicios externos de cartera digital como Paypal.
Un punto crucial aquí sobretodo en compras directas o anuncios de Marketplace es el utilizar plataformas adicionales para hacer la transacción. Por ejemplo, Mercado Libre, de esa manera ambas partes pueden sentirse con seguridad. Únicamente pídele al vendedor que lo publique en ML con el precio acordado, te envía el link con el producto y listo. Tienes la garantía de tu dinero y a la vez, puedes optar por la garantía de que si el artículo no llega en las condiciones esperadas, puedas devolverlo sin costo alguno.


5-. Piensa en la posibilidad de revender
Por último y no menos importante. Esto aplica para cosas nuevas o de medio uso. Supongamos que ya le echaste el ojo a una cámara, se ajusta a tu presupuesto y se encuentra en tu ciudad. Todo pinta bien excepto que el vendedor te dice que el flash integrado no funciona. Para ti es
irrelevante pues no usas flash y en todo caso usas uno externo, pero que pasaría a futuro si quieres revender la cámara ¿crees que a la siguiente persona tampoco le importe? ¿vas a poder recuperar parte de tu dinero?.


Es un tema a considerar y lo mismo aplica para detalles que puedan haber, como abolladuras, rayones, cargadores extraviados, etc. Tienes que mantener la posibilidad de que en un futuro no muy lejano esa cámara ya no llene tus necesidades y decidas venderla. Por eso, siempre conserva
las notas, empaques originales, recibos de mantenimiento o cualquier tipo de evidencia que demuestre que eres un dueñx responsable. Después de todo, el día de mañana puede que tu seas quien venda su propio equipo.

¿Qué otros tips conoces?


¡Suerte en la cacería!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by