Explora:
Captura de pantalla 2017-07-12 a las 19.33.11

El viaje de Chihiro.

Ensayo Jacobo Abraham Simon Pacheco, alumno del seminario de cine contemporáneo Mérida.

Por Jacobo Abraham Simon Pacheco

El viaje de Chihiro es un filme realizado por el conocido estudio Ghibli,
escrito dirigido por Hayao Miyazaki. Este nos narra las aventuras de una niña llamada Chihiro que por circunstancias de la vida se ve atrapada en un mundo lleno de espíritus, después de que sus padres se convirtieran en cerdos por las reglas del ligar, Chihiro tendrá que arreglárselas por su cuenta para poder salvar a sus padres y regresar a su propio mundo.
Comenzando por el apartado visual; nos encontramos con un trabajo que
solo podría ser descrito como increíble. Pese a que sus diseños de personajes puedan ser simples a primera vista, esto permite una mayor fluidez en la animación, cosa que se refleja en momentos llenos de movimientos y detalles. También es importante resaltar la excelente labor puesta en los fondos, los cuales, aunque pueden sentirse desfasados con los personajes, muestran gran cantidad de detalles y se ven muy bien realizados. Siguiendo con la línea visual, pero enfocándonos en la cinematografía, podemos observar un apartado igual de cuidado que el resto. El filme demuestra un dominio en sus planos y como los maneja y juega con ellos. Desde los primeros planos para enfocar emociones, hasta los planos generales usados para resaltar los escenarios, combinados con algunos planos picados y contrapicados para expresar una mejor sensación de tamaño y generar sentimientos en el espectador. Algo digno de mención son los dos planos que crean un paralelismo, encontrados al principio y al final de la historia en el túnel, creando una interesante alegoría sobre el comienzo y el desenlace de la travesía de la protagonista.

Pasando al apartado narrativo; la historia demuestra un excelente manejo
del tono y el tiempo. A través de la narrativa podemos adentrarnos en el recorrido psicológico que atraviesa la propia Chihiro, la cual se nos presenta como una niña quejumbrosa al principio de la cinta y como audiencia somos capaz de presenciar su cambio de personalidad provocado por todas las situaciones y momentos que vivió, culminando en un personaje que, aunque mantenga su esencia, ha madurado notablemente, creando un buen arco de desarrollo. La trama general, aunque se ralentiza durante comienzos de la mitad, presenta situaciones atrapantes para el espectador y pese a que se acelere en el desenlace, se siente orgánico y para nada forzado, siendo una experiencia agradable y a la vez emocionante que deja al espectador atento en todo momento. Para finalizar no podemos olvidarnos de la música. Esta no es invasiva, siendo más que nada un elemento que acompaña sutilmente las escenas tranquilas, pero en los momentos dramáticos es una chispa que dispara sensaciones en el espectador. La banda sonora está compuesta de piezas que transmiten relajación, así como otras más dramáticas que ponen alerta al oyente,
sin mencionar a las que acompañan los momentos más enternecedores, cuya melodía es capaz de erizar la piel. En conclusión, El viaje de Chihiro es una cinta que cuida todos sus apartados, logrando una gran sinergia entre ellos para transmitir sensaciones al espectador. Es un viaje emocionante de principio al fin, lleno de detalles y una animación hermosa. Una experiencia sumamente recomendable que se disfruta de principio a fin, tanto para analizar sus elementos como simplemente para pasar un buen rato.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by