Explora:

La actuación como autoconocimiento

Por Talía Montiel

fotos-de-cine-3A propósito del taller intensivo de Actuación para principiantes que impartirá Gabylú Lara en el Centro Iberoamericano de Estudios de Foto y Cine (CIBEF), me di a la tarea de platicar con ella para saber más sobre el proceso actoral que compartirá con los alumnos el próximo 10 de julio que inicia dicho proyecto académico.

Gabylú, quien es comunicadora y cineasta de formación, estudió un Master en Dirección de cine en FAMU en Praga, además de Dirección de actores en la EICTV en Cuba. Su acercamiento a la actuación ha sido desde el cine, pero también ha tomado clases de actuación e incluso no descarta la posibilidad de actuar en alguna de sus películas, ya que después de haber hecho documental, ficción y comerciales, ahora le gustaría hacer algo sobre el escenario.

 “Aunque nunca he hecho teatro, sí he tomado clases de actuación porque considero que como directora es necesario entender los diferentes procesos por los que pasa un actor y así poder dirigirlo”. Aunque aclara que si bien la disciplina actoral tiene una misma raíz, existe una diferencia entre actuar para teatro y actuar para cine.

RESTAURANTEAlexander-Albrecht-and-Gabylu-Lara

El taller, dice, será teórico práctico, porque de acuerdo con ella la práctica hace al maestro y al mismo tiempo la mejor teoría es la que se lleva a la práctica. Empleará los ejercicios necesarios para que los alumnos entiendan el proceso que el actor debe conocer para sentirse identificado en escena. Estos van desde transformarse en un animal hasta presentarse como persona ante sus compañeros.

En mi experiencia es necesario encontrar cuál es el método ideal para cada actor, por ejemplo, alguien muy stanislavskyano puede clavarse en entender el perfil psicológico del personaje: quién es, de dónde viene y por qué, a ese actor hay que, más bien, jalarlo a la práctica y que ahí descubra qué quiere decir y con qué sentimiento lo va a manejar. Por otro lado, hay quien trabaja mejor con la repetición hasta que le sale. Así de lo que me he dado cuenta, es que a cada actor lo manejas según lo que más conviene”.

Por otro lado, estos conocimientos, ya sea que te dediques profesionalmente o no a la actuación, sirve para que uno como persona se pueda transformar, conocer y ser consiente de nuestro entorno, ya que mucho de los ejercicios y prácticas terminan siendo casi una terapia psicológica que van más allá de la actuación, porque para tú conectar con tu ser, con tu corazón y con tus sentimientos, tienes que conocer tu interior y en ese camino muchas veces vemos cosas que no nos gustan, pero que necesitamos descifrar, por ejemplo, para encontrar el sentimiento de ira o el de desesperación que necesitamos en alguna escena en particular.

Así todas esas cosas te llevan a un autoconocimiento psicológico muy fuerte, es decir, no es raro que los alumnos de repente salgan muy movidos o llorando, pero hay otras veces que también puedes olvidarte de quién eres e interpretar a otra persona bien diferente”.

Al final, los alumnos interpretaran escenas, por grupos, de obras o películas que todo mundo conozca, como por ejemplo Romeo y Julieta, esto con la finalidad de poder crear la psicología del personaje y manejar un mismo código o lenguaje.

El taller se impartirá en las instalaciones del CIBEF, Mercurio #8, Jardines de Mocambo del 10 al 14 de julio. Las inscripciones ya están abiertas.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by