Explora:

Miguel Fematt, más de 40 años en la foto de desnudo

Por Talía Montt Existen personas que se cohíben ante la cámara, y otras que al contrario, les gusta mostrar su cuerpo, la piel y la carne como dicen algunos modelos de fotografía de desnudo. No es lo mismo posar para pintura, que para fotografía, pues el elemento de la cámara genera otra escenario, incluso cuando son más de dos modelos quienes posan, la dinámica en que ellos conviven entre sí para ser retratados por uno o más fotógrafos puede ser muy variada. En el caso de Miguel Fematt, quien recién concluyó el taller de fotografía erótica, dentro del Centro Iberoamericano de Estudios Fotográficos (CIBEF) en un ciclo de talleres de cine y foto en La Antigua, Veracruz, tanto sus alumnos como modelos dijeron sentirse cómodos con él, pues en palabras de ellos “te sabe guiar, te da elementos de los cuales partir, ya sean historias u objetos” con los cuales componer la imagen. 11205031_880384615331944_4554930686564629093_nMiguel, sabemos que tienes varios años trabajando con la fotografía erótica, ¿ha cambiado tu concepción de lo que es el erotismo durante este tiempo?“Evidentemente la edad y el tiempo cambian los conceptos de lo que, en mis primeras incursiones en el desnudo, pudo haberme puesto nervioso o pudo haberme excitado de alguna manera bonita ¿no? Porque yo estaba enfrentándome a un cuerpo sin ropa, y porque esta situación es totalmente inusual. No crecemos así, no somos educados así, mi generación no fue educada así; para moverse entre gente sin ropa. Entonces, recuerdo de una manera muy bonita, sin nostalgia (…) aquellas primeras impresiones de estar frente a un modelo o una modela desnuda. En realidad fue una mujer que era modelo del taller de fotografía que tomé para iniciarme con Daisy Asher”. _DSC0268Además de la sensualidad que el cuerpo humano puede sugerir (o poseer) ¿existe otro aspecto que te interese retratar en tus fotografías? ¿cuáles son? “El rostro. Soy una persona que desde el principio (…) que empecé a trabajar con el cuerpo, lo hice también con el rostro humano. Me fascina al rostro humano, creo que es una geografía que te descifra, te describe todo: los ríos, lo montes, las montañas y los valles en un rostro, así lo veo yo. Cada uno de ellos tiene su significado y tiene una simbología diferente; los ojos, la boca, la nariz que para mí es una elemento muy atractivo que acompaña a los ojos, me gusta mucho. Tiene una fuerza y un carácter o carecen de ello, generalmente escojo los que tienen fuerza y carácter”. erosSe dice que hay una línea muy delgada entre la pornografía y el erotismo, ¿tú que opinas al respecto? “Es cierto, totalmente es cierto, yo nunca sé distinguir cuando ya caí en la pornografía, pero por una razón muy sólida, muy concreta: la pornografía está en el ojo del que mira. Si yo te fotografío ahorita a ti, desnuda, porque soy un fotógrafo de desnudo y porque te pido que seas mi modelo y porque a ti te gusta la idea y aceptas, pues es un trato entre adultos. No hay conflicto, no estoy proponiéndote nada ilegal, ni sucio, ni muchos menos amoral (…) Sin embargo, lo que vería mi tía Eulalia, que es virgen, nunca se casó; y ve las fotos es -¡Ay mijito!, pero cómo pudiste fotografiar a esa muchachita desnuda. Así, se desnudó y yo la fotografíe-. Para ella es una situación totalmente porno, totalmente fuera de los límites de la moral y sobre todo de las buenas costumbres (dice sonriendo). Entonces, está en el ojo del espectador la calificación. Como yo me dedico a esto desde hace más de 40 años, pocas cosas me parecen pornográficas ya. Yo creo que todos son expresiones de la conducta humana… Por su puesto a mí no me interesa la llamada comercialmente pornografía, porque yo nunca haría una cosa así, aparte de que ya mucha gente lo hace pues, no tengo manera de expresarme en esas cosas. Pero en el erotismo sí, porque yo creo que el erotismo está en la piel, está en las manos, está en los pies, en lo ojos. O sea, si tú estás mirando a una persona (…) fijamente a los ojos y estás lanzando la mirada #13 que quiere decir ‘qué onda’, pues cuidado ¿no? es la mirada. Pero si te estoy mirando, desnuda, y fotografiando con los ojos profesionales de un fotógrafo que hace foto de desnudo no hay maldad, ni hay ninguna situación que pueda mal calificarse. Pero aún así, una mirada cargada de deseo, para mí es una hermosa mirada y si la echo o me la echan y hay respuesta es… perfecto”.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by