Explora:

Gibrán Portela y sus personajes

Por Talía Montt El mar y la playa han sido escenarios de un sinfín de historias, ya sean oníricas o hasta melancólicas como es el caso de la primera secuencia de Güeros de Alonso Ruizpalacios o una de las escenas de Adiós y buena suerte, producida por la compañía teatral Los Bocanegra. Ambas, tanto la película como la obra de teatro, escritas por Gibrán Portela. “Todo lo que escribo tiene algo de mí”, dijo Gibrán, cuando comentaba algunas anécdotas de su infancia y adolescencia en las playas de Veracruz. Gibrán, quien se presentó en CINEMA BOCA, proyecto que se desarrolla en coordinación con el H. Ayuntamiento de Boca del Río, el Centro Iberoamericano de Estudios Fotográficos y VeracruzAna A.C.,  y donde se abordan temas relacionados con el panorama del cine actual, dijo que aunque no sabe certeramente en qué lugar se encuentra el cine mexicano, “sí adolece de compromiso, pues la técnica y el talento lo tiene; no es necesario que todo hable de violencia” 19042016-_MG_3776Sabemos que escribes para cine, televisión y teatro. ¿En cuál de estos medios te sientes más cómodo? ¿Por qué? “Lo que más me gusta hacer es teatro (…) si me dieran a escoger yo escogería teatro, porque es una forma literaria muy amplia, ¿no? y creo que se puede experimentar con muchas cosas: con el lenguaje, con el texto (…) El teatro lo hago con amigos, con gente que quiero y que admiro también. Es como mi espacio de libertad, se pueden hacer cosas creo, mucho más interesante o que a mi me interesan más, como proceso, que el cine. Muchas veces eso de la farándula te lo tienes que quitar. A mí me gusta en teatro los espacios chiquitos, que haya poca gente. Me gustan ese tipo de obras y disfruto mucho más el proceso, porque al menos en mi compañía Los Bocanegra, todos hacemos de todo, no hay un jefe, y eso me gusta muchísimo porque se rompe un poco con esta estructura vertical de las películas (…) y en cine pues digo, está chido, me gusta, pero es un trabajo al final ¿no? Digo, (…) procuro involucrarme en películas que sí me gustan”. Tanto Güeros como La Jaula de Oro son historias de adolescentes que viajan para encontrar algo que desconocen. Como guionista ¿sientes empatía por este tipo de personajes? ¿por qué? “Los dos son road movies, las dos habla de juventud, en diferentes situaciones. A mí las historias que me interesan son las de estas personas que van buscando su lugar en el mundo. Un poco Güeros y un poco La jaula de oro van de eso. Éstos chicos están buscando dónde pertenecer (…) y se lanzan al mundo a intentar encontrar su casa. Esta gente que son medio out sider. En Güeros, estos chicos están fuera de la huelga, pero tampoco están completamente fuera; o sea no están como en el mundo, no pertenecen a ningún grupo, ni a la gente que está en contra, ni a la que está a favor, son personas que están en medio y que no saben qué hacer. Y los temas que manejo en teatro son parecidos, aunque con diferentes historias, diferentes temáticas, pero en realidad el hilo conductor con las cosas que a mi me interesan es ese; personas que están buscando su lugar en el mundo, no me importa si lo encuentran o no, al final lo que importa, para mí, es el viaje. He intentado que mis trabajos en cine, en lo últimos: La jaula de oro, Güeros y en la otra peli que estoy haciendo con Amat Escalante, también tengan un poco de eso, aunque en diferentes formatos, digamos, pues me gusta mucho esa línea… Tal vez me siento así a veces y como que de ahí parten las cosas”. 19042016-_MG_3772Gibrán, también respondió otras preguntas del público, de manera lenta, pero con humor como son algunos guionistas (al menos los pocos que conozco). Al final quedó claro que sus historias tienen que ver con su personalidad, su humor y su manera de ver las cosas. Como él mismo dijo, sin hacer caso de la farándula, minutos antes de subirse al escenario para platicar con los asistentes.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by