Explora:
10-imagen-filtros

Tres filtros que como director/a de fotografía debes conocer

Las herramientas técnicas de la dirección de fotografía de una película son tan bastas como las narrativas o la misma imaginación de quien la realiza. Por otra parte, casi siempre que se habla de herramientas de la cinefotografía lo común es voltear a ver cámaras y lentes. Sin embargo en esta ocasión nos vamos a centrar en un elemento que puede ser igual de determinante: los filtros. 

Los filtros son aditamentos que se colocan en la parte frontal del lente siendo generalmente traslúcidos y con la intención de proteger o generar un efecto en particular. Para esta entrada platicaremos específicamente de tres: 

Filtro ND o densidad neutra 

Estos filtros son quizá los más populares o necesarios al momento de rodar, sobretodo en situaciones de mucha luz. Popularmente se dice que usar NDs es como “ponerle lentes de sol a tu lente” y es que, en sí lo que hacen es bloquear el “exceso” de luz que entra a la cámara. 

Esto es beneficioso si lo que deseas es mantener un diafragma relativamente abierto, respetar la regla de 180 grados de obturación o simplemente evitar zonas quemadas. También son muy útiles cuando la cámara, la película o el perfil de color requieren un ISO base alto para su funcionamiento ideal como es el caso de las curvas logarítmicas (LOG). 

Los ND vienen marcados por cantidad de densidad, es decir, a mayor densidad más oscuros o menos luz deja entrar y viceversa los cuales se miden en pasos o puntos decimales equivalentes. De igual forma vienen en dos presentaciones, fijos y variables. Los fijos tienen una densidad única y los variables te permiten ajustarla según tus necesidades. 

Por otra parte es importante cuidar la calidad del mismo ya que un mal filtro (o mal colocado) puede reducir tu nitidez, introducir reflejos o cambiar colores entre otros problemas. 

Filtro polarizador 

El filtro polarizador es de alguna manera una herramienta que quizá no siempre requieras pero que es importante tener a la mano. Su uso puede variar según la escena o situación en la que estás. En este caso es igual de relevante entender la física detrás de este tipo de filtros. 

Esencialmente lo que hace es “cruzar” internamente una serie de líneas las cuales ayudan a aumentar el contraste y saturación de una escena. Esto es particularmente funcional para el rodaje de paisajes o naturaleza, ya que hojas, agua o el mismo cielo se verán afectados.

También, los CPL (como son conocidos) tienen la funcionalidad de eliminar (en la medida de lo posible) reflejos de diversas superficies como mesas, parabrisas, agua, pantallas o una variedad de rebotes de luz que puedas tener. Ojo, esto dependerá del ángulo de la cámara o de la fuente de luz ya que se recomienda no utilizarlos directamente frente a fuentes como luces o el sol. 

Es importante considerar que los polarizadores pueden llegar a cortar (al igual que los ND) la luz entrante al lente, desde 1 a 3 pasos de luz dependiendo de la intensidad utilizada, lo cual puede no ser beneficioso en ciertas condiciones. 

Filtros de difusión 

Quizá los más divertidos de la lista. Los filtros de difusión tienen el objetivo de “difuminar” la imagen para darle un look más suave o estilizado. Toman una mayor relevancia en el cine digital, ya que las tecnologías del 8k, 6k o incluso de 4k pueden ser demasiado nítidas o digitales por lo que un filtro de difusión ayuda a crear un acabado más orgánico. 

Son sumamente populares en todo tipo de producciones, desde industriales o hollywoodenses (Spielberg es un gran fan por ejemplo) hasta proyectos más independientes o autorales. En el plano independiente toman una particular relevancia ya que al no tener un control de todas las fuentes de luz se pueden generar artifactos no deseados como es el caso de grabar de noche con luces de calle o con ventanas quemadas de fondo. 

Toma en cuenta que existe una gran variedad de presentaciones e intensidades y que por esta misma razón llegan a ser adictivos. De igual forma la potencia del efecto va a variar según la distancia focal que tengas. Por lo general a mayor distancia focal (telefotos) menor intensidad requeriras y viceversa. 

Te recomendamos revisar las páginas de fabricantes o pruebas realizadas por otras personas para que tengas una idea de cual es el adecuado para ti y la imagen que quieres alcanzar. 

Bonus tip: circulares o cuadrados 

Por último hablemos de la presentación de los filtros, los cuales vienen principalmente de dos maneras: circulares, los cuales se enroscan como una tapa al lente y los segundos son los cuadrados que se colocan en una caja matte la cual los resguarda.

La elección de comprar o utilizar uno u otro tiene muchas variaciones pero la recomendación es considerar el uso que le darás. Si lo tuyo es más volcado a producciones pequeñas o del tipo documental donde las condiciones no siempre son controladas y te mueves con velocidad te recomendamos los circulares. 

Por otra parte, si sueles trabajar en ambientes más controlados, con un crew o en estudio quizá lo tuyo sean los cuadrados ya que estos pueden ser más frágiles y por lo tanto requieren un mayor cuidado a la hora de manipularlos. 

No dudes en compartirnos tus tips o tus recomendaciones de filtros que sueles usar.

¡Si te gustó el artículo no olvides compartirlo con tus amigxs!

Síguenos en nuestras redes:

Instagram: @cibef.mx
Twitter: @cibef.mx
Facebook: Centro Iberoamericano de Estudios de Foto y Cine
Tik tok: @cibef.mx

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by