Explora:

Entrevista a Manuel Manero

Por Mariana del Arenal  

– Manuel Manero, fotógrafo y artista visual nos platica, al inicio de la entrevista, acerca del primer contacto que tuvo con la fotografía y sobre su trayectoria laboral.

Mi padre era camarógrafo de cine y ese diría que fue mi primer contacto con la fotografía y con la imagen. Me regaló una cámara y desde ahí empezó mi interés por la fotografía. También mi abuelo paterno era pintor, mi otro abuelo fue músico de jazz y mi abuela, una diseñadora de modas muy famosa en la Argentina, de manera que todo eso estaba presente en mi entorno y de algún modo era inevitable que mi inconsciente se impregnara de ese mundo. Después, claro, uno va armando su camino y toma sus propias decisiones, pero sin ninguna duda todas esas historias familiares, todas esas experiencias fueron despertando en mí un gusto y formando una identidad. Tuve un estudio en la ciudad de México por algunos años, trabajé en diversos ámbitos: fotografía de producto, editoriales de moda, catálogos, retratos, making-of para documentales y comerciales, etc. Luego de un tiempo tomé la decisión de salir de la ciudad y vine a Xalapa con la intención de empezar un proyecto pictórico, de pintar de una forma más constante y activa. Siempre lo había hecho pero eran más bien raptos, arrebatos aislados y quería centrarme de lleno en un sólo objetivo. Al cabo de algunos años en Xalapa empecé nuevamente a incursionar en la fotografía, pero esta vez orientado en la fotografía de alimentos para restaurantes. Y en paralelo surgió la posibilidad de empezar a dar clases en la Universidad Anáhuac de Xalapa en la carrera de diseño gráfico impartiendo varias materias relacionadas con la fotografía.

  Manero 1  

– Posteriormente, Manero nos contó acerca de la experiencia que tuvo al trabajar con agencias de publicidad como J.Walter Thompson México, Terán/TBWA, Ogilvy & Mather, LOWE y BBDO.

Trabajar con agencias de publicidad implica en buena medida un grado de exigencia mayor con respecto a otras formas de trabajo y a otros clientes. El medio exige una gran calidad, mucha organización y un buen manejo de la técnica. Contar con un equipo que no esté en inferioridad de condiciones en relación a los otros estudios y un compromiso implacable con la agencia, la marca y el cliente. El estudio que tenía en la ciudad de México principalmente se mantenía de la fotografía comercial y de producto. Trabajé con varias agencias de publicidad. Me resultaba muy interesante convivir en ese ambiente frenético e intenso, donde todo sucedía muy rápido. Un medio en el que se está cerca de gente muy creativa, con mucha cultura visual, que genera contenidos de alto nivel inventivo. Aunque por otro lado, también es un gremio muy competitivo donde se trabaja bajo presión casi todo el tiempo. Las agencias son las grandes ligas de la publicidad, donde es difícil mantener un buen récord de bateo.

 

– Con base a su experiencia, el fotógrafo dio a conocer la producción actual de la fotografía tanto en Veracruz como en México.

En principio, considero que al ser Veracruz un estado tan extenso y diverso, es el tercer estado con más municipios del país, luego de Oaxaca y Puebla, es un territorio de múltiples contrastes e historias. Esta multiplicidad de ambientes, tanto rurales como urbanos, son grandes generadores de nuevas narrativas y enfoques. Por otro lado, México es un país que lamentablemente sufre a diario de los violentos embates del narcotráfico, y ha sido necesario que la fotografía atienda estos hechos sociales tan dolorosos, para que sean registrados y abordados desde lugares más sensibles, más humanos y el fotoperiodismo ha tenido que asumir ese compromiso. En México el panorama fotográfico es enorme, la Bienal de fotografía en el Centro de la Imagen da fe de ello. Hay muchas tendencias, muchas líneas de producción y muchos fotógrafos trabajando en proyectos que ponen en juego aspectos sociales, ideológicos, culturales e históricos. También hay una gran producción de fotografía de “autor” que aborda desde temas confesionales hasta autorreferenciales. En fin, son muchos los caminos. Tal vez hagan falta en Veracruz más lugares de encuentro y espacios culturales donde exponer los proyectos. Sin embargo hay muy buenas iniciativas, en Xalapa por ejemplo, una de ellas es Mirar Distinto, que con un esquema muy claro, cada año reúne a notables fotógrafos con muy buenos proyectos.

  Manero 5  

– Además de la violencia, existe otro tema que también está presente en nuestra vida cotidiana: la tecnología, la cual también ha impactado al mundo fotográfico. Con base a ello ¿el celular podría llegar a desplazar en un futuro a la cámara fotográfica?

Es indudable que el mundo vive un momento hipericónico y la relación que tenemos con lo visual, con la imagen, es distinta a la que se tenía hace tan solo una década. La posibilidad de realizar una fotografía en cualquier lugar con un dispositivo móvil como un celular ha trasformado incluso nuestro modo de mirar y de interactuar con la realidad. Asimismo el concepto de autor está tomando una nueva dimensión, por no decir que se diluye en la masificación y el abundante exceso de imágenes. Sin embargo dudo que el celular sustituya a la cámara fotográfica profesional de altas prestaciones (o por lo menos, no por ahora), a una réflex por ejemplo, que sigue siendo una cámara con la que tenemos todavía cierta potestad, es decir, se pueden realizar capturas mediante un procedimiento manual, sin que la cámara decida todo por ti. Eso es lo que para mí marca la principal diferencia entre un celular y una cámara profesional, la total jurisdicción que uno tiene sobre la máquina, además, por supuesto de la posibilidad de intercambiar ópticas. Cada lente, cada longitud focal tiene un lenguaje propio, una narrativa diferente. Un 50 mm tendría una métrica distinta que un 16 mm, es decir un gran angular, donde la realidad absorbida es mucho mayor que la que proporciona un teleobjetivo por ejemplo. De modo que la elección consciente de la lente tiene una importancia determinante en el resultado final de la toma y en lo que se quiere transmitir. Es verdad que existen celulares a los que se les pueden adaptar diversas lentes, pero estás todavía no están a la altura de las ópticas profesionales. Pienso que hoy en día existe una gran intuición visual en las nuevas generaciones, han nacido inmersos en la inmediatez de las imágenes, no obstante sigue habiendo una poca cultura fotográfica con respecto a los grandes fotógrafos de la historia y una poca compresión del funcionamiento de la luz, de cómo ésta se propaga y actúa. Aunque también cabe decir que lo realmente importante siempre será la sensibilidad y la inteligencia del fotógrafo y cómo éste use y despliegue sus herramientas, sean las que sean. En definitiva, a la figura y a la profesión del fotógrafo le queda mucha vigencia aún, si bien sufrirá transformaciones que ya están sucediendo, (el rol del fotógrafo deberá ser replanteado), la profesionalización de la disciplina siempre será necesaria.

 

– A lo largo de su trayectoria artística, Manero ha realizado exposiciones en el ámbito pictórico como “Rostro”,  pero no en el ámbito fotográfico. El artista nos comparte la primera temática que le gustaría desarrollar.

Me interesan mucho las carreteras y los caminos. Me hubiera gustado ser camionero o transportista, viajar por las carreteras del país y recorrer largas distancias por las noches en la soledad anónima del camino. Es una mirada romántica y seguramente pueril de la profesión, lo sé. Pero lo pienso honestamente. Quiero hacer algo con eso, con la idea del viaje, con la inercia del trayecto, un viaje que habitualmente es hacia dentro, un viaje al interior de la memoria del que viaja, pero que sin el camino, sería solamente un recuerdo.

  Manero 4  

– Otros temas que le gustarían explorar al artista, en el campo de la fotografía, son paisaje, retrato y fotografía abstracta.

Me interesa mucho el paisaje y el retrato. Pero también la fotografía abstracta como medio de reflexión estética. En mi caso, en mi trabajo no hay una historia que avanza y se cuenta. Generalmente no trabajo con temas lineales, son más bien tejidos de imágenes y fragmentos que se van desmontando. Me gustaría generar en un futuro algún material con todo ese entramado visual.

 

– Al finalizar la entrevista, Manero nos compartió la experiencia que ha tenido en las materias que ha impartido en PHOTOUno.

Imparto varias materias, algunas enfocadas en el funcionamiento de la cámara y en la captura de las imágenes, como son las materias de introducción y otras mas orientadas en la edición y el revelado a posteriori de los archivos. Si bien las clases que imparto tienen un enfoque en gran medida técnico, trato de incitar a los alumnos a estar atentos a las discusiones sobre la imagen y a que lean palabras que hablen sobre fotografía, sobre el hecho y del acto fotográfico. Instarlos a que busquen textos sobre teoría fotográfica. La técnica es sólo el primer paso, es un medio para obtener un fin, para poder posteriormente expresar adecuadamente lo que se quiere decir y generar un discurso visual. El perfil de los alumnos de CIBEF y de PhotoUNO, es muy enriquecedor porque suelen ser personas que llegan al diplomado con un interés genuino, con ganas de aprender y desarrollarse. Y eso para el que imparte el curso es importante porque de esta manera se genera un intercambio, una retroalimentación mutua.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by